Directorio de
Mensajes
Directorio de
Comunicados de Prensa
Galería de fotos
de este Comunicado
9 de diciembre de 2009
 
Directora Administrativa participa como oradora ante CRUSADA

La Directora Administrativa de la Oficina de Administración de los Tribunales (OAT), Hon. Sonia Ivette Vélez Colón, participó como oradora en el Vigésimo Congreso Interuniversitario del Consorcio de Recursos Universitarios Sembrando Alianza de Alerta a las Drogas (CRUSADA). La actividad se celebró en noviembre en el Hotel Intercontinental San Juan. Estuvo dedicada al Dr. José Vargas Vidot y contó con la asistencia de presidentes, decanos y rectores de universidades junto a muchos otros miembros del mundo de la academia.

Vélez Colón disertó sobre el tema La ética y el bien en la salud social del Puerto Rico de hoy y del futuro. Sobre tan profundo tema la Directora de la OAT propuso un acercamiento en dos vertientes. La primera está basada una aproximación salubrista y la segunda en una reflexión sobre la generación democrática que de manera apremiante,  inaplazable e inminente debe hacer Puerto Rico para dirigirse a esa necesaria salud social.

Quedó establecido en su ponencia que la judicatura es una vocación altamente regulada por cánones de ética que establecen normas de conducta mínima que deben ser cumplidas por quienes tienen la encomienda de impartir justicia. También que este código de conducta ayuda a fortalecer la independencia judicial como pilar de la sociedad democrática y busca garantizar el eficiente desempeño de las juezas y los jueces al estimularlos a ser laboriosos, imparciales, prudentes, serenos, sensibles, estudiosos continuos del Derecho y cuidadosos en la interpretación de la ley.  De igual manera les insta a procurar la solución armoniosa de las disputas que son sometidas a su consideración.

Según explicó la Directora de la OAT y Jueza del Tribunal de Apelaciones, siguiendo ese cuerpo de reglas que impone tan altos valores, los jueces y juezas vienen obligados a adjudicar las controversias que se presentan ante sí conforme a los hechos y el derecho y con independencia de criterio.  Tomando ese modelo, la Rama Judicial ha acuñado principios como lo es el de la Justicia Terapéutica, que ha permitido diseñar exitosamente salones especializados como son los salones de sustancias controladas y las salas de violencia doméstica.

“Es una nueva visión cívica que usa el derecho como una gran fuente de cambio social. Es la ley puesta al servicio de la modificación de conductas que ha enfermado nuestra sociedad, insertándonos como entes activos, como alternativa real en la sanación y salud social.   Queremos ambientes libres del abuso del alcohol, libres de la droga y libres de la violencia.  Queremos fomentar ambientes no adversativos que promuevan en las partes que acuden a nuestros tribunales el establecimiento de estilos de vida saludables y positivos. Queremos ser facilitadores y ser parte de esfuerzos comunitarios y de políticas de prevención.  Por supuesto, la Rama lo hace desde un andamiaje que reconoce principios como lo son la presunción de inocencia, el proceso de ley debido a todas las partes en un caso, el derecho a la fianza y toda la dinámica que se da dentro de juicios guiados a su vez por reglas, normas y leyes.  Además adoptamos el principio de la gobernabilidad, siendo el ciudadano el centro y objeto de todo el quehacer judicial”, explicó.

“Cuando los hombres y mujeres se conducen éticamente, cívicamente, con comportamientos ejemplarizantes, logran organizaciones sociales  sanas y saludables”, añadió.

Para Vélez Colón, ya es tiempo de que Puerto Rico se fije como meta un proyecto nuevo de país.  Esa fue precisamente la segunda propuesta que compartió con los presentes.

Aseguró que desde la ética, el bien y la virtud nos podemos convertir en un pueblo con unidad de propósito dirigido al bien común, donde la coacción y la imposición sea sustituida por el consenso, por la convicción al aceptar reglas jurídicas y de convivencia.

“El ideal de los pueblos deben ser los valores de la ética pública, de los principios y los derechos.  A corto plazo se impone una reflexión sobre estos valores y a largo plazo todo un diseño de renovación desde la educación. Esa es la ruta hacia la regeneración de nuestra vida democrática.  Entonces entenderemos que todos somos acreedores a la protección de la vida, la libertad, la felicidad; merecedores del derecho al alimento, a la educación, al trabajo, a la vivienda, a una justa retribución; a un medio ambiente sano y ecológicamente equilibrado, del derecho a beneficiarse del patrimonio común.  Entonces respetaremos los derechos de la mujer, de los jóvenes, de los niños, de los minusválidos,  de los ancianos, de las minorías, de los pacientes.  Así reafirmaremos la defensa de la vida y de sus fuentes, la  defensa y salvaguarda del hombre y la mujer; de su individualidad. Así afirmaremos el respeto por la condición humana y por el derecho a la paz”, concluyó.

El Consorcio de Recursos Universitarios Sembrando Alianza de Alerta a las Drogas, CRUSADA, es una organización interuniversitaria sin fines de lucro, fundada con el aval del Departamento de Educación de los Estados Unidos en el año 1989.  La componen 51 de las principales instituciones de Educación Superior de Puerto Rico y otras instituciones afines.  Su misión es fomentar ambientes universitarios libres del uso y abuso de alcohol, otras drogas y violencia, así como promover estilos de vida positivos y saludables en las comunidades universitarias y sus comunidades adyacentes.

 

Contactos:

Daniel Rodríguez-León
Teléfono: 787-505-9293