Directorio de
Mensajes
Directorio de
Comunicados de Prensa
Galería de fotos
de este Comunicado
9 deagosto de 2007
 

MENSAJE

HON. FEDERICO HERNÁNDEZ DENTON
JUEZ PRESIDENTE DEL TRIBUNAL SUPREMO DE
PUERTO RICO

INAUGURACIÓN DE LA QUINTA CONFERENCIA DE
TRABAJO SOCIAL FORENSE
SAN JUAN, PUERTO RICO

Buenos días:

         Inauguramos esta Quinta Conferencia de Trabajo Social Forense con grandes expectativas. Una mirada al programa elaborado revela que el hilo conductor que la inspira lo es el tema de la ética y sus implicaciones en el trabajo que realizan los trabajadores sociales forenses. Anticipamos, pues, que estos dos días les permitirá reflexionar sobre la función que ejercen y sobre los deberes éticos que deben observar como grupo profesional. Emprender tal tarea sólo puede conducir a su mejoramiento profesional y, consecuentemente, al mejoramiento de los servicios que ofrecen al país.
El tema de la ética tiene una vigencia innegable. En las últimas décadas ha adquirido un espacio cada vez más importante en los círculos profesionales y académicos, quizás como resultado de que los temas examinados a partir de la reflexión ética tienen hoy día un componente práctico significativo. Así lo demuestran la popularidad que han adquirido disciplinas de reciente incursión en el escenario académico como la bioética y, claro está, el creciente reconocimiento de las asociaciones y grupos profesionales de la necesidad de adoptar códigos éticos que regulen la conducta de sus integrantes. Así, al decir de algunos, la reflexión ética ha “aterrizado en la vida cotidiana para plantearnos soluciones a dilemas que enfrentamos en nuestra inmediata realidad.

         Por otro lado, la ética se nos presenta también como una imperiosa necesidad. En tiempos de desconfianza hacia las instituciones públicas y privadas, es preciso ver en la ética y en particular en la ética de las profesiones, una herramienta útil para afianzar el compromiso de nuestros profesionales en el trabajo que desempeñan y para preservar la confianza cívica en las instituciones públicas y privadas.

         El sentimiento generalizado de desconfianza que ocasionalmente se plasma en las discusiones públicas en nuestro país no hace justicia a los miles de trabajadores puertorriqueños que a diario se esmeran por construir un país mejor, un país más justo. Sin embargo, no podemos abstraernos de esa realidad. En lugar de verla como un obstáculo a nuestro crecimiento profesional debemos concebirla como una oportunidad de mejoramiento. La ética nos ofrece una guía. De ahí también se deriva la pertinencia de los temas que conforman el programa de esta Quinta Conferencia de Trabajo Social Forense.

         Felicito a los organizadores del evento: a la Directora Administrativa de los Tribunales, Hon. Sonia Ivette Vélez Colón, a la Lcda. Wanda  Rocha Santiago, Directora de la Directoría de Programas Judiciales y a la Sra. Marisol Justiniano Aldebol, Jefa de la Oficina de Servicios Sociales de la Oficina de Administración de los Tribunales. También extiendo mis felicitaciones a la profesora Marilina Wayland, Rectora de la Universidad Interamericana por ser coauspiciadora de esta actividad y, claro está, por haber compartido su casa para esta Conferencia.

         Son muchas las cosas que unen a los trabajadores sociales y a los jueces. Ambos deben desempeñar sus funciones sin ánimo prevenido, sin prejuicios, sin apasionamientos, de modo que puedan formar un juicio honesto y objetivo de la realidad que examinan para determinar un curso de acción apropiado a la realidad particular a la que se enfrentan.  Ambos tienen la vida de otros seres humanos como objeto de trabajo. Ambos deben tener una especial sensibilidad a los problemas de la ciudadanía a la que sirven para poder proponer soluciones efectivas. Ambos, muchas veces, se retiran a descansar a sus casas llevando consigo las tragedias personales y familiares de las personas con las que tienen que lidiar diariamente. Aprovechemos juntos la oportunidad de compartir experiencias en esta Quinta Conferencia de Trabajo Social Forense para reflexionar desde la ética sobre nuestras responsabilidades. Aprovechemos esta oportunidad para crecer, para ser mejores.

Muchas gracias.

Adela Cortina, El quehacer ético: Guía para la educación moral 51 (1996).

 

 

Comunicado de Prensa

Programa de la Quinta Conferencia