Sección de Prensa

Comunicados de Prensa

Galería de Fotos
Mensajes

Fianza

InicioOrientación / Fianza

La fianza es el derecho constitucional que tiene toda persona arrestada por la supuesta comisión de un delito a permanecer en libertad hasta que se le celebre juicio y se dicte sentencia, mediante el pago de una suma de dinero o garantizando dicho pago con una propiedad o por mediación de una compañía de fianzas o quedado sujeto a las condiciones impuestas por la Oficina de Servicios con Antelación al Juicio. Véase la sección Oficina de Servicios con Antelación al Juicio. Este derecho existe porque en nuestro sistema de justicia se presume que toda persona es inocente hasta que se le pruebe lo contrario. Su único propósito es garantizar que una persona arrestada por la supuesta comisión de un delito comparezca al Tribunal cada vez que se le cite. No se puede utilizar para castigar a quien no se le ha probado que ha cometido un delito.

De acuerdo con la Ley de Puerto Rico, por regla general la fianza sólo aplica cuando el delito que se imputa es grave. Excepto en ciertos casos, cuando el delito es menos grave, tan solo se cita a la persona para que comparezca al Tribunal en determinada fecha.


Fijación:
Tan pronto una persona es arrestada y llevada ante el Tribunal por una supuesta violación a la ley de naturaleza grave o, en ciertos casos especiales de naturaleza menos grave, si se determina causa probable para pensar que efectivamente la persona ha cometido un delito, el Tribunal debe fijar una fianza. El monto de ésta depende de una serie de circunstancias que el Tribunal debe considerar. Determinada la existencia de causa probable y fijada la fianza, la persona queda de inmediato bajo la custodia de los alguaciles del sistema, lista para ser encarcelada si no presta la fianza.


Condiciones:
Además de la fianza, o en sustitución de ésta, el Tribunal le puede imponer a la persona una serie de condiciones que debe cumplir. Las condiciones dependen de cada caso particular. Si la persona no cumple las condiciones, el Tribunal puede ordenar su arresto. Si no se le había fijado fianza, sino sólo condiciones, el Tribunal le impondría una fianza para asegurar así su comparecencia.


Prestación de la fianza:
Una vez fijada la fianza, la persona imputada la tiene que prestar de inmediato si está en el Tribunal, o tan pronto la lleven a éste. Si no está preparada para prestarla, puede llamar desde donde esté detenida a un familiar, un abogado, una compañía de fianzas o a alguien de su confianza para que le ayude con los trámites al respecto. Si se le hubiese llevado a una institución penal en cumplimiento de la orden de excarcelación que dicta el Tribunal, debe indicarle a la persona con quien se comunique que solicite un documento llamado "boleta de delito y fianza" en dicha institución. Con ese documento, la persona va a la Secretaría del Tribunal correspondiente y presta la fianza para que el Tribunal pueda así ordenar la excarcelación de la persona imputada.

En estos casos puede intervenir, además, la Oficina con Antelación al Juicio, si se dan ciertas condiciones (Véase la sección Oficina de Servicios con Antelación al Juicio) o puede ocurrir que el Tribunal determine que la persona quede en libertad provisional bajo otros supuestos (Véase sección Libertad provisional sin fianza.).


Formas de prestar la fianza
La fianza se puede prestar de distintas formas, a saber:


En dinero efectivo: La propia persona, o cualquier otra persona que desee ayudarle, puede depositar en la Secretaría del Tribunal el monto total de la fianza. La persona recibe un recibo al respecto. Finalizado el proceso judicial la persona que prestó la fianza puede que se le devuelva. Véase la sección Devolución de fianza.

Pago en efectivo de % más una obligación personal por la parte no pagada: El Tribunal puede imponer una fianza que obligue al pago inmediato de sólo una parte o porcentaje (%) del total. En ese caso hay que depositar de inmediato, en la Secretaría, la cantidad requerida y una persona, que no sea la persona imputada, debe firmar ante el Tribunal un documento en el que se compromete a pagar el resto de la fianza fijada si la persona imputada no comparece al Tribunal en la fecha para la que se le cite.

Fianza hipotecaria: Es la fianza que se presta ofreciendo en garantía del pago alguna propiedad cuyo valor descontados los gravámenes sea suficiente para cubrir el monto de la fianza. En este caso, si la persona imputada, o cualquiera otra qué desee ayudarla, posee una o más propiedades cuyo valor sea mayor que el monto de la fianza, puede ofrecerla en garantía del pago de ésta. Para ello se requiere, ssegún apuntado, que las propiedades estén libres de gravámenes que puedan afectar el cobro de la fianza por el Estado.

Requisitos:

  1. Traer la escritura de la propiedad REGISTRADA Y CERTIFICADA por el Registro de la Propiedad.
  2. Presentar una Certificación Registral sobre la propiedad. Se obtiene en el Registro de la Propiedad. Normalmente se aceptan fechadas hasta 30 días antes de prestarse la fianza. Para asegurarse de ello, es preferible consultar con el juez o la jueza de turno en el Tribunal.
  3. Deberán comparecer los titulares o dueños de la propiedad. Estos deberán presentar una identificación con fotografía, ofrecer la dirección residencial, el número de seguro social, el número de teléfono y cualquier otra información general que el juez o la jueza requiera.
  4. Deberá presentarse una Tasación reciente sobre el valor de la propiedad. Normalmente se aceptan las fechadas hasta 6 meses antes de prestarse la fianza. Para asegurarse de ello, es preferible consultar con el juez o la jueza en turno en el Tribunal.
  5. Deberá presentarse una certificación expedida por el Centro de Recuadación de Impuestos Municipales (CRIM) correspondiente en relación al status contributivo y de deudas de la propiedad.
  6. Si de la certificación registral surge algún gravamen y el dueño se propone alegar que el mismo se canceló, o que está reducido deberá presentar prueba de ello expedida por el acreedor.
  7. Deberá presentar el documento conocido como boleta de delito y fianza que expide la institución penal en la cual está recluido el imputado o acusado. Si el Tribunal ordenó una rebaja de fianza, deberá presentarse la resolución expedida por dicho Tribunal.

Nota: Al valor aceptado de la propiedad se le descontarán los gravámenes y deudas pendientes, así como $1,500 para hogar seguro. El sobrante será la cantidad disponible para la fianza.


Fianza hipotecaria por más de un fiador:

La Regla 220 de las Reglas de Procedimiento Criminal dispone que si el juez lo permite, más de un fiador podrá prestar este tipo de fianza, obligándose separadamente por sumas inferiores siempre que el total de las obligaciones individuales equivalga al doble del monto de la fianza que se impuso en el caso o la fijada mediante rebaja de la fianza original.


Fianza por compañía de fianzas

En este caso se contrata con una compañía autorizada a prestar fianzas en Puerto Rico a la que se le paga una prima, generalmente un 10% del monto de la fianza. Dicha compañía se encarga de tramitar con el Tribunal todos los documentos relativos a la fianza. Los tribunales reciben periódicamente información sobre las compañía que están autorizadas a prestar fianzas en Puerto Rico.

Debe destacarse que la prima que se les paga a estas compañías no está sujeta a devolución, como ocurre con la fianza en efectivo, si la persona comparece a juicio siempre que es citada; Dicha prima es el pago por el servicio que la compañía presta.


Oficina de Servicios con Antelación al Juicio:
Este es un organismo del estado que opera en algunos centros judiciales, aunque se está extendiendo el servicio para cubrirlos a todos. Si la persona imputada de delito se somete voluntariamente al servicio que presta dicha oficina y cumple con las condiciones que se le impongan, dicha oficina se encarga de los trámites ante el Tribunal para lograr la libertad provisional de aquélla hasta que se le dicte sentencia. Sin embargo, no son elegibles para ese servicio personas a quienes se les haya imputado la comisión de ciertos delitos determinados. Para ello la Oficina de Servicios con Antelación al Juicio realiza un estudio de cada caso particular que atiende.

Si la persona imputada de delito cumple con los requisitos y acepta las condiciones que la Oficina determine, el Tribunal puede ordenar que se le deje en libertad provisional sin que haya prestado la fianza fijada.

 


Algunas de las opciones que se pueden dar en este caso son:

  • Libertad bajo la custodia de un tercero: Una tercera persona que le merezca confianza al Tribunal se compromete a supervisar a la persona imputada y a informar al tribunal sobre cualquier incumplimiento de condiciones por parte de aquélla.
  • Libertad bajo reconocimiento propio: Se le permite a la persona imputada que merezca la confianza del Tribunal permanecer en libertad bajo la promesa escrita de que va a comparecer al Tribunal siempre que se le cite. El Tribunal puede imponerle condiciones.
  • Libertad bajo fianza diferida: A la persona imputada se le fija una fianza, pero se le permite estar en libertad sin haberla prestado sujeta a ciertas condiciones dispuestas por el Tribunal. Si viola cualquier condición, se le requiere entonces que preste la fianza.

Rebajas de fianza
Si una persona considera que la fianza que se le ha impuesto es alta, puede obtener los servicios de un abogado o una abogada y solicitar del Tribunal que la rebaje. Si no tiene dinero para contratar representación legal, puede solicitar ayuda a la Sociedad para Asistencia Legal.

Cuando se solicita la rebaja, el Tribunal debe celebrar una vista dentro del término de 24 horas. En esos casos, después de examinar las justificaciones y de tomar en cuenta la opinión del Ministerio Fiscal, el Tribunal toma su decisión. La persona imputada debe prestar la fianza que se le fije de acuerdo con el procedimiento normal de prestación de fianza. Mientras no lo haga permanecerá encarcelada preventivamente.


Aumento de fianza
De la misma forma que la persona imputada puede solicitar una rebaja, el Ministerio Fiscal también puede solicitar un aumento si considera que las circunstancias del caso lo justifican. Igualmente, puede solicitar que el Tribunal imponga condiciones adicionales a la fianza o que amplíe las condiciones ya impuestas.


Confiscación de la fianza
Si la persona imputada no comparece al Tribunal en cualquier fecha para la cual haya sido citada, se confisca la fianza.

Si ésta es en efectivo, la persona que la haya prestado pierde el dinero. Si sólo se pagó parte de la fianza y una tercera persona asumió la obligación de pagar el resto si la persona imputada no comparecía al Tribunal, el Estado confisca la parte que se pagó en efectivo y procede legalmente contra la persona que se comprometió por el resto.

Si se prestó fianza hipotecaria, la División de Confiscaciones del Departamento de Justicia se hará cargo de llevar el caso ante el Tribunal para recobrar la suma garantizada con la propiedad.

Si la fianza la prestó una compañía de seguros, ésta sería la responsable de pagar al Estado. La persona que contrató con la compañía ya pagó la prima (10%) que le correspondía.
Una persona que ha fiado a otra y tiene la sospecha de que esta última no va a comparecer al Tribunal puede llevar a la persona fiada al Tribunal y solicitar de éste que anule la fianza que prestó. En ese caso, el Tribunal tomará las medidas que considere necesarias para garantizar nuevamente que la persona imputada comparezca en su día.


Devolución de la fianza
Si la persona imputada comparece al Tribunal hasta que se le dicte sentencia, entonces la fianza pierde su propósito y el fiador puede solicitar la devolución de la misma. Para ello se requerirá que el fiador comparezca al Tribunal y presente el recibo que se expidió al momento de prestar la fianza.


Fianza en efectivo
Si la fianza se prestó en efectivo, el Juez o la Jueza autorizará la devolución del depósito, sin importar que la persona haya sido declarada inocente o culpable. Para ello hay que llenar un formulario que se obtiene en el propio Tribunal (Formulario OAT 771) y acompañarlo con el depósito. Las mociones para solicitar la devolución del depósito se deben presentar en la Secretaría del Tribunal. Lo mismo ocurre si solo se paga parte de la fianza.


Fianza hipotecaria

Una vez el Tribunal dicte sentencia, sea de absolución o de culpabilidad, la persona fiadora debe solicitar copia de la sentencia y solicitar de la Fiscalía correspondiente que se inicie el trámite para eliminar el gravamen inscrito en el Registro de la Propiedad.


Fianza por compañía de fianza
La propia compañía se encarga de cualquier gestión que haya que hacer. La persona fiada no tiene que realizar gestión alguna.


Pago de multas con la fianza
Si la fianza se prestó en efectivo por la propia persona imputada, de ésta resultar convicta el Tribunal puede ordenar que se retenga de la fianza el monto de cualquier multa que se le haya impuesto en el caso y que se le devuelve el sobrante.


Fianza en apelación
Si la persona imputada es declarada convicta y desea apelar la sentencia ante el Tribunal de Circuito de Apelaciones o ante el Tribunal Supremo, puede solicitar del Tribunal que haya dictado la sentencia condenatoria que le fije una fianza para fines de apelación. En este caso, sin embargo, la fianza no es un derecho de carácter constitucional, pues ya no opera la presunción de inocencia. El Tribunal tiene discreción para fijar una fianza o para no hacerlo.