Sección de Prensa

Comunicados de Prensa

Galería de Fotos
Mensajes

LEY CONTRA EL ACECHO

InicioOrientación / Ley Contra el Acecho

¿Cómo se define la conducta de acecho?

La Ley Núm. 284 de 21 de agosto de 1999, según enmendada, se conoce como la Ley contra el acecho en Puerto Rico. Define el acecho como un patrón de conducta mediante el cual se mantiene constante o repetidamente una vigilancia o proximidad física o visual sobre determinada persona; se envían repetidamente amenazas escritas, verbales o implícitas a determinada persona; se efectúan repetidamente actos de vandalismo dirigidos a determinada persona; se hostiga repetidamente mediante palabras, gestos o acciones dirigidas a molestar, perseguir o perturbar a la víctima o a miembros de su familia.  Este patrón de conducta debe ser repetidamente.

¿Cuántas veces se debe repetir esa conducta para que se pueda considerar acecho?

La ley establece que en dos o más ocasiones.

¿Qué conductas prohíbe la ley y en qué delito se incurre?

Toda persona que intencionalmente manifieste un patrón constante o repetitivo de conducta  de acecho dirigido a intimidar a una determinada persona a los efectos de que ella, o cualquier miembro de su familia podría sufrir, daños en su persona o en sus bienes; o que mantenga dicho patrón de conducta a sabiendas de  que determinada persona razonablemente podría sentirse intimidada, incurrirá en delito menos grave. 

La Ley 376 de 16 de septiembre de 2004, amplía el ámbito de conducta que puede ser constitutivo del delito de acecho en su modalidad grave, según definido en el Nuevo Código Penal, al tipificar otras conductas, además de las ya mencionadas en el párrafo anterior.  Se incurrirá en delito grave mediando una o más de las circunstancias siguientes:

·         Si  penetra en la morada de determinada persona o de cualquier miembro de su familia infundiendo temor de sufrir un daño físico, y/o ejercer presión moral sobre el ánimo de ésta para llevar a cabo un acto contrario a su voluntad

·         Si infrige grave daño corporal a determinada persona o miembro de su familia

·         Si comete el delito con arma mortífera en circunstancias que no revisten la intención de matar o mutilar

·         Si comete el delito luego de mediar una orden de protección contra el ofensor, expedida en auxilio de la víctima del acecho o de otra persona también acechada por el ofensor

·         Si comete un acto de vandalismo que destruya propiedad en los lugares inmediatos o relativamente cercanos al hogar, residencia, escuela, trabajo o vehículo de determinada persona o miembro de su familia

·         Si el delito es cometido por una persona adulta contra un o una menor

·         Si comete el delito contra una mujer embarazada

El Tribunal podrá imponer la pena de restitución, además de la pena de reclusión establecida. El proceso y castigo de cualquier persona por el delito definido y castigado en esta Ley no impedirá el proceso y castigo de la misma persona por cualquier otro acto u omisión en violación de cualquiera de las demás disposiciones de esta Ley o de cualquier otra ley.

¿Qué puedo hacer si entiendo que soy víctima de acecho?

Sepa que si usted o cualquier miembro de su familia se han visto afectados por el patrón de conducta de  acecho de una persona en particular, sea esta una extraña o conocida, puedan solicitar una orden de protección.  

¿Cuál es el procedimiento para solicitar una orden de protección?

Cualquier persona que haya sido víctima de acecho o de conducta constitutiva del delito de acecho, según tipificado en la Ley, (según enmendada por la Ley 376 de 16 de septiembre de 2004), el Código Penal del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, o en cualquier otra ley especial,  podrá presentar por sí, por conducto de su representante legal o por un agente del orden público, una petición en el Tribunal de Primera Instancia, solicitando una orden de protección, sin que sea necesaria la presentación previa de una denuncia o acusación.

¿Qué protección me ofrecería?

La orden de protección que sea expedida podrá contener, sin que se entienda como una limitación, lo siguiente:

-                     Ordenar a la parte peticionada abstenerse de molestar, hostigar, perseguir, intimidar, amenazar a la parte peticionaria.

-                     Ordenar a la parte peticionada abstenerse de penetrar en cualquier lugar donde se encuentre la parte peticionaria.

-                     Ordenar a la parte peticionada entregar a la Policía de Puerto Rico para su custodia, bien sea con carácter temporero, indefinido o permanente, cualquier arma de fuego sobre la cual se le haya expedido una licencia de tener o poseer, de portación y/o de tiro al blanco, según fuere el caso, cuando a juicio del Tribunal dicha arma de fuego pueda ser utilizada por la parte promovida para causarle daño corporal a la parte peticionaria o a miembros de su familia.

-                     Ordenar a la parte peticionada pagar una indemnización económica por los daños que fueran causados por la conducta constitutiva de acecho. Esto puede incluir, pero no se limita, a compensación por gastos de mudanza, gastos por reparaciones a la propiedad, gastos legales, médicos, psiquiátricos, de sicólogos o de consejería, alojamiento y otros similares.

 

Incumplimiento con las órdenes de protección

Cualquier violación a alguna de las disposiciones de una orden de protección constituirá delito menos grave.  Dice al Artículo 4 de la Ley de Acecho.

“Toda persona que intencionalmente manifieste un patrón constante o repetitivo de conducta de acecho dirigido a intimidar a una determinada persona a los efectos de que ella, o cualquier miembro de su familia podría sufrir daños, en su persona o en sus bienes; o que mantenga dicho patrón de conducta a sabiendas de que determinada persona razonablemente podría sentirse intimidada incurrirá en delito menos grave y será sancionada con pena de reclusión por un término fijo de doce (12) meses. De mediar circunstancias atenuantes, la pena se podrá reducir a un término no menor de nueve (9) meses, y de mediar circunstancias agravantes, la pena podrá aumentarse hasta dieciocho (18) meses.”

¿Dónde puedo obtener más información?

Puede llamar a Teletribunales: (787) 759-1888. Libre de Cargos desde la Isla: 1-877-759-1888.