Sección de Prensa

Comunicados de Prensa

Galería de Fotos
Mensajes

Testigos

Usted esta aquí: InicioOrientación / Testigos

Toda persona puede ser citada en algún momento para que comparezca ante el Tribunal como testigo, sea el caso civil o criminal. También puede ser citada para que comparezca al Tribunal con determinados documentos u objetos o para que comparezca a algún lugar fuera del Tribunal para ser interrogada en una deposición. La deposición es un interrogatorio oral a testigos o partes que puede ser ordenada por el Tribunal a requerimiento de parte y que se puede celebrar en cualquier lugar conveniente para ello.

1. Citación
La citación es un documento oficial firmado por un Juez o Jueza o por el Secretario o la Secretaria de un Tribunal, mediante el cual se le ordena una persona comparecer en la fecha y hora señalada, a los fines de prestar testimonio o de presentar algún objeto o documento. La citación la puede diligenciar cualquier persona privada, un alguacil del sistema judicial o un funcionario del orden público. Basta con que se le muestre a la persona a quien va dirigido el orginal de la citación y que se le entregue una copia, o que se le envíe por correo a la dirección de su última residencia con acuse de recibo.


2. Cumplimiento
La persona así citada debe comparecer al lugar que se le indique en la fecha y hora señalada. Si no lo hace, puede estar sujeta a que se ordene su arresto de inmediato y a ser castigada por desacato al Tribunal, es decir, por incumplir una orden de éste. Ello puede implicar cárcel o multa, o ambas penas. Si la persona citada como testigo no compareciere por alguna razón o por desconocimiento, debe comparecer al Tribunal correspondiente a la brevedad posible y ofrecer las justificaciones que pueda tener. De saber el testigo que no podrá comparecer, deberá notificarlo previamente de modo tal que el tribunal pueda hacer los ajustes que se requieran.


3. Perjurio
La persona citada como testigo presta su testimonio bajo juramento o afirmación de decir la verdad. Si se comprobase que lo dicho por la persona testigo no es cierto y que ésta es consciente de ello, la persona puede estar sujeta a que se le castigue por perjurio, es decir, por ofrecer testimonio falso a sabiendas de su falsedad. Este delito es grave y puede acarrear una pena de hasta quince años de cárcel, dependiendo de las circunstancias.


4. Honorarios
En lo que respecta a los honorarios que perciben las personas que comparecen como testigos al Tribunal, hay que diferenciar entre los casos criminales y civiles.


a. Casos Criminales
Como es el Estado el que promueve las acciones criminales contra ciudadanos y ciudadanas que se presumen inocentes, el Estado es responsable de sufragar los costos de la comparecencia de testigos. A éstos se les paga millaje y una cantidad fija por comparecencia.

Se les pagarán dietas a razón de tres dólares por comparecencia y millaje a razón de diez centavos por milla recorrida en cada viaje de ida y vuelta al tribunal, siempre que la distancia total recorrida exceda de tres millas o, en su defecto, se le reembolsarán los gastos de pasaje por la vía ordinaria de transportación.

El testigo deberá solicitar al personal de sala que le entreguen el certificado de comparecencia, el cual debe llevar a la División de Cuentas. La División de Cuentas le enviará, posteriormente por correo, el cheque correspondiente.

Los testigos que son empleados públicos no reciben compensación por comparecencia; solamente se les paga por concepto de millaje recorrido. En estos casos se les entrega un certificado de comparecencia para que lo entreguen a sus patronos y no se les descuente el tiempo utilizado como testigos.


b. Casos Civiles
Los testigos en casos civiles comparecen a solicitud de las partes, por lo que el Estado no está obligado a pagar por su comparecencia. La reglamentación pertinente dispone una cantidad de dinero mínima que las partes deben consignar en el Tribunal para el pago de dietas y millaje:

El pago de cualquier honorario queda al arbitrio de las partes, sin que el Tribunal intervenga al respecto. No obstante, si se trata de funcionarios o empleados públicos del E.L.A., la ley prohíbe que se les paguen honorarios.


5. Delitos
A los fines de proteger a los testigos y la integridad de su testimonio existen varios delitos que castigan determinadas actuaciones, a saber:

  • Amenazar a un testigo con causarle daño físico a él, o a su familia, o a sus propiedades, con el propósito de que dicho testigo no ofrezca su testimonio. Constituye delito grave.
  • Realizar algún fraude o engaño con el propósito de afectar el testimonio de un testigo.
  • Impedir o persuadir a un testigo, o a una persona que podría ser testigo, para que no asista a juicio o no ofrezca su testimonio.


Si un testigo o cualquier otra persona sabe de alguna persona que esté incurriendo en estas conductas prohibidas, puede presentar una denuncia ante la Policía o puede comunicarse con el fiscal para que éste le ofrezca orientación sobre el particular.


6. Protección de Testigos
En lo que respecta a los casos criminales, el Estado promueve la protección y asistencia a testigos para que estos puedan participar en los procesos criminales libres de intimidación. El Negociado de Investigaciones Especiales del Departamento de Justicia dispone de una División para la Protección de Víctimas y Testigos, la cual ofrece una serie de protecciones.


Dirección física:

Departamento de Justicia
División para la Protección de
Víctimas y Testigos
Carretera Número 28
Barrio Juan Sánchez
Km. 1.1 Sector Buchanan
Bayamón, Puerto Rico
Tel. 787-785-7676

Por otro lado, el Tribunal debe proteger también al testigo contra preguntas impertinentes, impropias o insultantes, y contra toda conducta de hostigamiento, abusos, áspera u ofensiva. Cualquier testigo puede reclamar de un juez o de una jueza dicha protección. Un testigo puede presentar también una queja contra cualquier abogado, abogada, juez, jueza o fiscal que no lo trate o que permita que no se le trate con el debido respeto y consideración. Véase la sección titulada Quejas.


7. Derechos de los testigos
La Carta de Derechos de Víctimas y Testigos, establecida por ley, enumera una serie de derechos importantes que toda persona debe saber. Véase Carta de Derechos de Víctimas y Testigos.